Colombia: Procesos de perdón y reconciliación en el Magdalena Centro

LIBRE CIRCULACIÓN DE INFORMACIÓN

Un artículo del Programa Desarollo para la Paz del Magdalena Centro

El Programa Desarrollo para la Paz del Magdalena Centro en sus once años de gestión en el territorio, ha enfocado su capacidad institucional a propiciar escenarios que busquen la construcción de la paz desde distintas esferas, involucrando en este anhelo a los actores más importantes del territorio que sin lugar a dudas son su pobladores. Con ellos se han elaborado estrategias y dinámicas de trabajo con el objetivo de propender la recuperación de la confianza, las redes y los tejidos sociales que antes se habían roto a causa de situaciones de violencia que tuvieron que padecer.

magdalena

De este modo, el PDPMC en articulación con la Fundación para la Reconciliación, dinamiza en el territorio las Escuelas de Perdón y Reconciliación (ESPERE), buscando que los participantes reinterpreten aquellos sucesos dolorosos que han limitado el goce de la vida, para que puedan superar el sufrimiento y la memoria ingrata de lo sucedido.

Las estrategias de las ESPERE son elementos clave que pretenden rescatar al individuo de su dolor, devolver la seguridad y la confianza en sí mismo y en su relación con los otros. Este ejercicio también busca generar capacidades y poder formar “ Líderes animadores” en el territorio que logren transferir la experiencia para impulsar una cultura política del perdón y reconciliación.

Estos ejercicios les permiten ir avanzando en su proceso de superación del pasado violento a tal punto de sentirse y llamarse victoriosos; apoyo que han necesitado siempre los pobladores y este primer impulso aporta un granito de arena para que puedan lograrlo y así contribuir desde el Magdalena Centro a la construcción de paz en Colombia.

La apuesta es que los pobladores involucren estas estrategias de perdón y reconciliación como elementos de su vida, entendiendo que, si se impulsan como formas de vivir, se identificarán como primordiales que la humanización de todos los actos cotidianos de las personas, valorando y buscando primordialmente preservar la vida.

Es así como a partir de estas acciones el PDPMC tiene la firme esperanza y confianza de no escuchar más historias de violencia; siempre con la convicción de que es mejor la paz que la guerra, así como dialogar y construir en conjunto soluciones a las confrontaciones naturales de personas, reconociendo que desde la diferencia se configuran procesos humanos que impulsan relaciones individuales y colectivas.

(Clickear aqui para la version inglês.)

 

Question related to this article:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *