Ultimo boletín

LA LUCHA POR EL DESARME NUCLEAR

En su discurso en las Naciones Unidas durante la apertura de la Décima Conferencia de Revisión de las Partes del Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares (Décima Revisión del TNP), el Secretario General Antonio Guterres advirtió que la humanidad está “a un solo malentendido, a un error de cálculo, de la aniquilación nuclear”. “Los riesgos de proliferación están aumentando y las barreras para evitar una escalada se están debilitando. Y las crisis, con matices nucleares, están enconándose, desde el Medio Oriente y la península de Corea hasta la invasión de Ucrania por parte de Rusia y muchos otros factores en todo el mundo”.

Unos días después, Guterres fue a Hiroshima, donde habló en la Ceremonia Conmemorativa de Hiroshima por la Paz, el aniversario del bombardeo atómico, el acto terrorista más horrendo en la historia de la humanidad. En su rueda de prensa afirmó que el mundo corre peligro de olvidar las lecciones forjadas en esta ciudad hace 77 años. Agregó que es inaceptable que los estados en posesión de armas nucleares admitan la posibilidad de una guerra nuclear. Hizo hincapié en que debemos utilizar todas las vías del diálogo, la diplomacia y la negociación para aliviar las tensiones y eliminar la amenaza nuclear.

El alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui, hablando en la ceremonia, dijo: “Hago un llamado a los líderes de los estados con armas nucleares para que visiten las ciudades bombardeadas con bombas atómicas, donde puedan enfrentar personalmente las consecuencias del uso de armas nucleares y fortalecer su voluntad para no tomar estos pasos. Quiero que entiendan que la única forma segura de proteger la vida y la propiedad de su gente es eliminar las armas nucleares”.

Tres días después, en el aniversario del bombardeo atómico de Nagasaki, Tomihisa Taue, alcalde de esa ciudad dijo: “En enero de este año, los líderes de Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia y China emitieron una declaración conjunta afirmando que ‘una guerra nuclear no se puede ganar y nunca se debe librar’. Sin embargo, al mes siguiente, Rusia invadió Ucrania. Se ha amenazado con usar armas nucleares, lo que ha causado escalofríos en todo el mundo… En lugar de librar una guerra, la humanidad debería fomentar una ‘cultura de paz’ que propague confianza, respete a los demás y busque soluciones mediante del diálogo”.

El alcalde Tomihisa Taue luego viajó a las Naciones Unidas donde se dirigió a las reuniones de la 10ª Revisión del TNP, recordando “el llamado de los hibakusha para la abolición de las armas nucleares, que ha resonado en todo el mundo, creando conciencia sobre su falta de humanidad. Sin embargo, décadas de tal esfuerzo se pueden deshacer si un sólo estado poseedor de armas nucleares decide usar todo su poder para tiranizar a otros estados”.  Instó a los asistentes a cumplir con las obligaciones de desarme nuclear estipuladas en el Artículo VI del TNP, así como a proponer estrategias concretas para asegurar el progreso en las medidas de desarme nuclear y no proliferación. Expresó también la determinación de Alcaldes por la Paz de seguir luchando por un mundo sin armas nucleares. Cerró su declaración impartiendo un mensaje: “Que Nagasaki sea el último sitio de bombardeo atómico en tiempos de guerra”.

Los mensajes de Hiroshima y Nagasaki resonaron en todo el mundo. En Winchester, Reino Unido, el alcalde presidió un acto para conmemorar los atentados y dijo: “Comparto el espíritu de mi colega alcalde de Nagasaki, quien declaró: Por la presente declaro hacer todo lo posible para lograr la abolición de las armas nucleares y la paz mundial eterna”. Y en Nagpur, India, más de 5000 personas visitaron el evento No More Hiroshima: No More Nagasaki.

La Décima Revisión del TNP terminó en las Naciones Unidas en Nueva York sin siquiera llegar a una declaración conjunta, y mucho menos tomar medidas concretas hacia el desarme nuclear. Sin embargo, al informar sobre los resultados, la organización pacifista Unfold Zero planteó algunos de los temas mencionados en la conferencia, como la reducción del riesgo nuclear, el no uso de armas nucleares en conflictos armados, la adopción de políticas de no primer uso y la negativa de garantías de seguridad que se plantearán en otros foros. “Los alentamos a que se mantengan atentos y comprometidos con esto”.

¡Más que nunca, necesitamos un movimiento global para el desarme nuclear!